El exabrupto de Azúa

Un idiota se ha colado

en la Real Academia

y su insulto ha retumbado

pues no admite polisemia.

Aunque en vez de un agravio

tal vez fuera sugerencia

pues cabe dudar de un sabio

tan tontaina incontinencia.

Habrá que ver el criterio

de nuestra querida RAE

porque, jodo, y ahora en serio,

menudos lerdos atrae.

No quiero pecar de injusto

generalizando en lote

no es tonto el que penetra

el umbral de dicho club.

Pero se daría un susto

el autor de Don Quijote

le quitaría la letra

le daría el prefijo sub.

El caso es que el tal Azúa

dijo lo ya escuchado

mandando a una alcaldesa

a vender más de un pescado.

¿Cree en verdad que devalúa

tan honrada profesión?

Sólo ha hecho la risión

por no haberse amordazado

(por cierto, que esa señora

no me cae ni medio bien

y esto le ha beneficiado

al ochocientos por cien).

“¡No es machismo exactamente!”

hay quien dice en su defensa

en tanto en cuanto que existen

pescaderos, pescaderas

pero es difícil negar

una cierta pestilencia

a macho de manual

a falocracia muy suelta.

¿Tampoco es clasista Azúa?

se pregunta más de uno.

Esto sí que no lo niega

ni aun el más facha de turno.

Pero quiero imaginar

lo que yo a él le diría

y no haría referencia

a tamaño desatino.

Me pongo a fantasear:

“Prez de la filología

tan solo una sugerencia

disculpad mi insolencia

pero lo cierto es que opino

que sería funcional

que registrase una entrada

el glosario de la RAE

útil para definir

es más, para retratar,

a algún que otro impresentable:

impresentabilidad”.

Supongo que en su mesa

sardinas no verá muchas

ni salmón, ni salmonetes,

ni fletán, tampoco truchas

siendo tan desconfiado

de las mujeres que venden

estos y otros pescados.

Carecerá así su plato

de anchoas y boquerones

de caballas, de atunes

de aletas de tiburones

no habrá ni un mero mero

feo le será el bonito

ni rapes, ni bacalaos

¡le repugnará el marisco!

Perdonad si demasiado

pueda ser que desmenuzo

la fauna que hay bajo el agua

pero el final ya se fragua

porque un pez es deseado

siempre en la mesa de Azúa

y es que donde se sitúa

nunca faltará un merluzo.

fish-727223_960_720

2 Comments

  • Lamento contradecirte (y en prosa, porque no me da para el verso), pero llamarle merluzo a Felix de Azúa me parece aún más tonto que identificar como machista el que Ada Colau estaría mejor sirviendo en una pescadería que de alcaldesa de Barcelona. ¿Eso es clasismo? Si; ¿Rezuma desprecio? desde luego: pero ¿machismo? no lo veo…

    • Pero llamándole merluzo yo no quería denunciar su clasismo ni su machismo: sólo aludía a su merluzismo. De todas formas y ya que me lo recuerdas, pues también me parece un comentario clasista y machista, qué se le va a hacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *