Mariconeces

En los últimos días he leído comentarios muy airados y combativos a tenor de una cuestión tan menor que debería rozar la inexistencia. Pero me parece que se le puede sacar cierto jugo. Por lo visto una participante de Operación Triunfo se niega (o se ha negado o se negó) a cantar una canción de Mecano que incluye la palabra mariconez, al menos en su integridad. Y parece que el autor de la canción ha dicho que naranjas. Bien.

En primer lugar: aficionados como somos a citar a Juvenal casi a diario, deberíamos entender que el abanico de la locución panem et circenses abarca conceptos que van más allá del fútbol. Verbigracia.

En segundo lugar: siempre es de agradecer que de una forma u otra se obstaculice cualquier reproducción de la música de Mecano. Y por supuesto, que se torpedee de forma activa cualquier difusión de las letras de un grupo que rimó Nueva York con jamones de York y que, con total impunidad, conjugó la segunda persona de singular de pretérito perfecto simple con una guinda en forma de –s (una de las consecuencias más dolorosas de tener oídos y vivir en España es que existen muchas posibilidades de haber oído la frase musicalizada y tú contestastes que no).

Pero si nos referimos a lo que da sentido a esta polémica, es decir, si hablamos de la censura habitual de cosas tan inocuas como esta, sólo puedo decir que lo que me escandaliza es que esto escandalice. Dicho en otras palabras: ¿por qué se extraña la gente? ¿Qué es lo raro aquí?

Oigo que quien se niega (o se ha negado o se negó) a cantar esta canción, o que quiso modificarla, es una niñata, una creída y que se ha endiosado muy deprisa. Lo de endiosarse muy deprisa va de soi: es joven y está en la tele en un programa que supongo exitoso, con muchos aplausos y muchas chorradas de esas. ¿Cuáles son las alternativas al endiosamiento? No obstante lo que quita el sueño al personal, si mal no lo he entendido, es que haya sido tan pava como para reclamar la modificación de la letra. Desde aquí defiendo a esta muchacha. Pero ¿qué queremos? ¿No llevamos años y años propiciando precisamente un caldo de cultivo en que esta petición se ha convertido en algo lógico? Por cuestiones similares, a más de un artista se le han caído varios bolos de la agenda, ha ingresado menos en la cuenta durante una temporada y vete tú a saber si no ha visto peligrar su carrera. Es normal que esta chica piense y actúe así. No sé si es su caso, pero otros creadores conviven con este tipo de terror. Un terror perfectamente transmisible en numerosos y variados formatos, como lo es este.

En la tele la están convirtiendo en un producto de consumo, pero llegó a la tele ya convertida en un producto de la sociedad. La sociedad que se desvela por estos asuntos.

Y no soy amigo del exabrupto en sí. No me gusta lo políticamente incorrecto como objeto de adoración. Pero millones de personas y miles de medios de comunicación llevan años trabajando duro para erosionar la mente de esta joven. Qué menos que tenga reparo a la hora de expresar lo que tanta gente le ha hecho ver que es el mayor de los pecados. ¿Qué menos que escandalizarse por semejante mariconez?

 

(El Blog, por algún motivo que desconozco, no me deja subir ninguna imagen del exterior. Así que pongo una fotografía que ya estaba inserta en uno de los apartados. A vuestra salud)

 

1 Comment

  • No conocía tu blog y te felicito por el texto. En los microtextos del Facebook apuntas maneras, pero el estilo de esta publicación me ha impresionado. Humor y buena sintaxis. Mordacidad y seriedad. Sabe a poco.
    Cómo es natural, yo no soy nadie importante, ninguna autoridad, pero he creído que debías saber lo que pienso. Ánimo. Termina esa novela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *