Quién y por qué

Quién. Yo.

Es lo único que tengo casi del todo claro, que ya es algo. Un diletante en general, supongo, y un tipo al que, en particular, le gusta juntar palabras. Esta afición-devoción me llevó a escribir la novela La consolación de la sangre (Click Ediciones), lo que a su vez me llevó a la final del Premio Fernando de Lara 2012. He colaborado además en la antología de relatos sobre el confinamiento motivado por el covid-19 El año del virus: relatos en cuarentena (Los libros de El problema de Yorick).

Ahora, después de otras ocupaciones pasadas, me gano la vida como profesor de Sociales en Secundaria. Qué maravilloso trabajo. Qué fantástico es intentarlo día a día, batallar por la transmisión de cada pequeño dato. Tráeme a tu chaval motivado de casa: yo intentaré que su motivación crezca (que lo consiga siempre es otro cantar). En el más estricto modo abuelo Cebolleta, me gusta recordar que en la música milité durante más de diez años vía Rock & Roll con mi grupo Los Impecables, y el resumen de lo vivido es que pocas experiencias pueden superar al calor de tocar en una banda. Hay otras pasiones que calientan y que irán apareciendo en este sitio.

Por qué. Yo qué sé.

Pero intuyo que tiene que ver con ciertas reflexiones que pasaban por ahí. Todos las tenemos y creo que es bueno fijarlas sobre blanco. Así que espero que este Blog sea algo bueno para ello.

(Bonus track) Cómo. Probando.

Es decir, haciendo caso omiso de todos los blogueros según los cuales uno de estos espacios ha de tener una línea de contenidos muy definida. No puedo hacer vaticinios acerca de en qué se convertirá este experimento. Eso sí, puedo intuir que me obligará a gestionar mejor el tiempo, que me intentaré adaptar al formato y sobre todo que disfrutaré creyendo que tengo las llaves de un foro con un sello más o menos personal.